La fórmula de la felicidad es arroparse con los sueños.

Las personas tomamos, de manera generalista, decisiones de dos maneras; Desde el miedo o desde el amor.

Desde el Miedo impuesto de los demás. “Jamás lograrás hacer eso”, “Cómo vas a cambiar de trabajo con la que está cayendo”, “No puedes triunfar en el amor porque tengo un amigo que se ha divorciado”.

Las decisiones tomadas desde el Amor, son las decisiones que miran por y para ti, para tu felicidad más absoluta.

Así que aprende a soñar e irte a la cama con los pensamientos que quieres cambiar. Sueña a lo grande y arrópate de ello.

Despierta y crea tu día. Que tú seas quien controle tu presente para modificar tu futuro. Aprende a escuchar los susurros que te da tu cuerpo y crea tu vida.

Trocea el camino en pequeños hitos para que sea más fácil de cumplir y vete a por ello. Lucha por tus sueños. Que nada ni nadie te frene.

No vivas con los miedos de nadie y arrópate de tus sueños. A lo grande. Así conseguirás ser feliz.

Share This

Share This

Share this post with your friends!