Cualquier edad es buena para volar.

Desplegar las alas y surcar los cielos hacia tu meta.

Constantemente lo hacemos, aunque no de manera consciente.

Superando con la edad retos a los que no les damos importancia.

Cualquier edad es buena para volar.

Y hacer eso que tenemos en mente, sin que importe el qué dirán.

No importa el ritmo, solo el avanzar sin mirar atrás.

Porque hay que disfrutar de la vida y los éxitos hasta el final.

Cualquier edad es buena para volar.

Share This

Share This

Share this post with your friends!