Somos luces y sombras, forman parte de nuestro yo.

La manera de vivir y de entender la vida depende del lado que más importancia le demos. Vaso lleno o vaso vacío.

Podemos fijarnos solo en las cosas negativas de la vida y seremos incapaces de disfrutar de lo bueno que esta nos ofrece. Es la excusa perfecta para no aceptar nuestros fallos, echarle la culpa a los demás de todo lo mal que nos pasa en nuestro día a día, y de no atrevernos a tomar las decisiones importantes de nuestra vida. Demasiadas veces creando miedos, que solo alimentamos en nuestra cabeza, y que no existen realmente.

Podemos fijarnos solo en las cosas positivas de la vida y ponernos una venda de irrealidad, en un mundo artificial y demasiado perfecto y colorido. Donde no queremos ver injusticias, dolor y escalas de grises aún sabiendo que existen, por no querer sentir sufrimiento.

Podemos optar por tener un equilibrio y ver las luces, ver las sombras, aceptar que están ahí, que forman parte de la vida, de las personas, de nosotros mismos, y darle importancia y peso a lo que queramos ver, luz o sombra, para alcanzar el todo, la plenitud y la felicidad.

Somos luces y sombras, forman parte de la vida. Elige qué quieres ver en cada momento y conviértete en una persona libre.

Share This

Share This

Share this post with your friends!