Los transportes hacia nuestros sueños son más fuertes de lo que
creemos.

No debemos dudar por la fragilidad de nuestras aspiraciones, pues seguro que nos sorprendería ver lo consistentes que se convierten cuando las deseamos realmente.

Así que piensa en positivo y confía. Confía en ti, confía en tus
posibilidades, confía en tus sueños y dobla el papel que te lleve
hacia tu Luna.

Escribe tus sueños, tus metas, tus ambiciones, tus ilusiones. Crea
desde la escritura todo aquello que quieras lograr. Las cosas se
crean un mínimo de dos veces, una en la cabeza y otra cuando la
realizas.

Escribe, y reforzarás tu mensaje. Escribe en tu papel especial, en
ese cuaderno que utilices para tus sueños y fija una meta para
lograrlo. Ponte rumbo a ello. Ponte a ello.

Que tus ganas de cambiar sea el combustible que te haga llegar a tu sueño. No hagas caso de los miedos de los demás y vive tu vida.

Saca la brújula de tu intuición y vuela. Todos los aviones vuelan y
llegan a tu Luna, aunque los aviones sean de papel.

Share This

Share This

Share this post with your friends!